Tras su visita a Francia Sam Pilgrim llega a Barcelona para montar en los clásicos spots de las calles de la ciudad Condal, visita obligada a La Poma y al campillo de Sherwy.