:::: La Big Ride aterriza en Cercedilla, población de la sierra de Madrid, para albergar la tercera prueba de las cuatro que componen el Open de España de Enduro Big Ride 2013. El jueves por la noche me acerco a recoger a Rubén Rodríguez (Bike Support-Intense) que viajaba con Chino Marcos Valbuena (Mbike/Cannyon ) desde Galicia; una vez allí coincidimos con más gallegos, Toni Perez (Xtrem Bike-GT) y compañeros de equipo, para acabar cenando todos y, como no, hablar de bicis.

El viernes amanecemos pronto para intentar ver si está marcado algún circuito, ya que la organización como viene siendo habitual mantiene hasta el último momento en secreto los recorridos, (con buen criterio creo yo), para después ir a trabajar a la tienda a media mañana. Intento entrenar con una rodillera-ortesis Asterisc, para no comprometer más mi rodilla izquierda, tocada en la T1 de Tui, pero se hace imposible montar con ella durante tanto tiempo, y decido arriesgarme a llevar mis ligeras rodilleras POC joint 2.0, a pesar de la poca confianza que me da la rodilla tras tres semanas con muletas.
Por suerte nos encontramos a Dudu (Eduardo Cuesta del Amachete-Canyon), habitual de la zona, quien enseguida nos pone rumbo a uno de los trazados ya encintados por un caminito. Parte del trazado es compartido con el tramo secreto del año pasado, pero la otra mitad del trazado, enlaza con el final del tramo dos también del año pasado. A decir verdad, para mi como si fuera nuevo.
Al remontar vimos algunos pasos, con más o menos detalle, pero con muchas ganas de empezar a bajar, Dudu, acompañado de otro clásico en las carreras de dh y ahora competidor de triathlon, Eusebio Martínez (LTM-Santa Cruz), lidera la expedición, empieza a bajar como un tiro y se pierde en la bajada, mientras nosotros decidimos bajar intentando memorizar en la medida de lo posible el recorrido, no exento de zonas técnicas y velocidad media.
Las paradas empiezan a alargarse a la vez que se acerca la hora de partir rumbo a la tienda, pero gracias a una llamada de última hora consigo alargar hasta el mediodía el tiempo de entrenamiento, y decidimos remontar a pie otro circuito del año anterior: Vereda de Enmedio, más técnica que el recorrido anterior, con trazadas más comprometidas en la zona de curvas en la trialera, pero al estar con mucha piedra suelta sigue mereciendo la pena arriesgarse un poco más. También encintado de otro color, la verdad, muy buena idea, facilita la memorización del recorrido.
A mitad de subida nos damos cuenta del gran error que ha sido remontar el circuito a pié, ¡no se acaba nunca! La bajamos y, sin más tiempo, a comer y a trabajar a la tienda!
Por suerte durante el mes de julio y agosto cerramos la tienda los sábados por la mañana, pudiendo así escaparme a montar con los amiguetes, y en este caso dar otra pasada por los circuitos.
Empezamos más tarde de lo pensado, esta vez tándem Rubén y yo; la verdad es que nos cunde bastante, con el firme propósito de esta vez hacer bien los deberes para la carrera, entrenar, descansar, etc.
Ya con Rafa Molina (Bike Support) y Miguel Candil (Bike Support), completamos T2  circuito del Mirador y T3 Vereda Alta con cambios del año anterior; con la promesa de acabar pronto para descansar. Nos citan en la piscina a las 18.00, hora en la que estábamos inmersos en el taller de Bike Support en un fiestón de reparaciones y ajustes pre carrera, otra vez fuera de hora…
Finalmente conseguimos acostarnos más o menos pronto…para dormir finalmente cinco horas..hemos mejorado mucho con respecto a Tuí!! Con todo listo se acerca la hora de la salida y el largo y duro enlace del tramo inicial, que como siempre amenizamos con conversaciones gratuitas que hacen que se pasen los enlaces más rápidamente.
Llegamos a la salida de la T1, trialera técnica con zonas de raíces y piedras sueltas a velocidad elevada para terminar en zonas rápidas con más pendiente y curvas con pasos estrechos entre árboles, y si, el manillar de 780mm pasa peor en la zonas estrechas, tanto es así que toco y casi acabo abrazado a un pino que esquivo con más pena que gloria, en la zona rápida veo algunas trazadas que pueden facilitar el paso evitando algunas raíces, y, sin darme cuenta, paso la línea de meta, no demasiado contento, pero sin avería ni caída…¡una menos!
Comenzamos el enlace hacia la T2, con parada obligatoria en avituallamiento, habilitado como en cada carrera por la organización, y nos ponemos tibios en previsión a lo que se nos avecina..
La especial T2 no la tenía demasiado clara, a excepción de dos curvas con premio en la bajada del día anterior, arrancamos con fuerza, que vamos perdiendo con cada zona de la bajada. Al principio curvas cerradas sin agarre, para pasar a zonas rápidas e inclinadas con bastantes piedras y raíces, no hay lugar a la duda, ¡siempre mejor soltando frenos! Me trago un par de pasos, hasta llegar a la mitad del recorrido aproximadamente, donde encuentro a Santiago Lombo (Orbea-Meribel) pinchado, se aparta sin pensarlo (ojalá todos reaccionaran tan bien al ser adelantados por cualquier razón), y a dos metros también averiado a Rafa Molina (Bike Support), que en la maniobra de evasión, me deleita con una caída sin consecuencias. Justo en ese momento de indecisión una de las curvas delicadas, muy cerrada sin apoyo y agujero…empiezo a afrontar zonas rápidas pensando en la curva rápida del día anterior y freno demasiado para asegurar no salirme, pero salgo realmente despacio de la curva y con pedaleo intenso hasta la línea de meta. Dudu pulveriza el crono a doce segundos de Toni seguido de Wittig (Cannondale-El Gallo-Golpe de Pedal) tercero Scratch en la T2.
Afronto la T3 con dudas en el trazado pero con algunas referencias claras que en la bajada ejecuto y me permiten ir más o menos fluido, un poco más cansado y cargado de bebida para asegurarme la hidratación cara a la crono secreta T4, que según se rumorea nos pasará factura. Primer tramo de la especial cómodo y disfrutando de la velocidad con pasos con piedras y raíces, siempre muy pendiente de mantener la mecánica hasta el final para terminar la carrera con garantías; aún así, impacto con lo que creo fueron raíces, de otra manera habría reventado casi con seguridad a pesar de las altas presiones que monto, perdiendo adherencia en pro de la fiabilidad, afronto el final del recorrido tras sufrir bastante en las zonas de pedaleo donde la inactividad me pasa factura por duplicado, por la parte interior más despacio pero esperando no perder demasiado tiempo…en la llegada Toni Perez necesita cable de cambio, que ha roto en la bajada y que por suerte llevo en la mochila. La verdad es que el ambiente en las carreras de enduro es parte del aliciente, ¡cada vez te engancha más!
Con poco tramo de enlace a la especial secreta T4, comprobamos al llegar que efectivamente es secreta, pero que como se rumoreaba entre los corredores era muy física. Con las piernas castigadas de los enlaces y tramos cronometrados anteriores afrontamos con ganas el último tramo, y…¡ Boom! Lombo revienta instantes antes de la salida…y no tiene cámara, de nuevo el buen ambiente del que hablaba en este tipo de competiciones; uno de los corredores le entrega la cámara que ha cargado durante toda la carrera y se queda sin repuesto para cedérsela a un rival en apuros: un diez, de cada carrera salen nuevas amistades fraguadas en los enlaces, caídas y situaciones complicadas donde nos ayudamos unos a otros para llegar a la meta.
¡Último tramo de la carrera! Empezamos como acabaremos, pedaleando, dándolo todo lo que nos queda en el cuerpo. Empezamos recorriendo un divertido singletrack con pequeños saltitos y curvas pero sin parar de pedalear fuerte, para encontrar un par de muros con raíces que te frenan en seco a estas alturas de la carrera, enlazo ya muy cansado tramo de bajada de bosque rápida con curvas en césped soltando frenos y encontrando el límite de adherencia al entrar ciego en algunos casos pero si perder inercia, acabando en trialera pedaleando sabiendo que hemos acabado la carrera sin percances de importancia.
Como siempre, al finalizar la carrera, caras de extenuación, que poco a poco se van tornando en felicidad absoluta por haber completado el recorrido, y en algunos casos haber conseguido los resultados esperados, para dar paso a las batallitas de la carrera de camino a la zona de podio.
Lástima de muchos y buenos corredores que por avería mecánica no están en posiciones acordes a sus posibilidades, y felicitar a Claudio Loureiro (Transition-Sram Portugal), por su victoria; a Toni Pérez por mantener por derecho propio su liderato del Cto de España de Enduro Big Ride al igual que Eva Castro (Specialized-Mammoth); y a Dudu por darnos una clase magistral de como bajar por la sierra Madrileña pasados los cuarenta; a Rubén por vencer el espíritu del Aloia con el dorsal 13, a la fotógrafa y acompañantes de los corredores y a una lista interminable de gente genial que hace tan especial dejarse la piel en las Big Ride y tener ganas de más.
El sentir general de todos los participantes con los que hablé y yo personalmente, una vez más, reconocer el buen hacer de la gente de Sherpa Project, por la buena organización, los espectaculares trazados que reinventan a pesar de las limitaciones de medioambiente, y que hacen que una vez más esperes como agua de mayo la siguiente Big Ride.
Agradecer también al Ayuntamiento de Cercedilla por posibilitar el desarrollo del evento un año más en una Comunidad de Madrid que cada vez criminaliza más a los ciclistas. Siempre ha sido más fácil prohibir que regular. Gracias.
Nos vemos en la Big Ride de Manzaneda!!

:::: Fernando Marcos Carlús (Bikesuport)